Tutorial galletas Vichy


Desde que vi en Gloriou's Treats unas galletas decoradas con cuadros Vichy (gingham plaid en inglés), me llegué a obsesionar por conseguir ese efecto. Pero el principal problema era que yo nunca he comprado un spray comestible y mucho menos un aerógrafo con su compresor y todo...


Creo que es un material muy útil para decorar y todo lo que he visto hacer con el aerógrafo me parece precioso, pero resulta bastante caro si no piensas usarlo constantemente, así que estuve dando vueltas a la idea de cómo lograr el estampado Vichy sin tener que gastar más de la cuenta. Un buen día dándole vueltas al tema, recordé que hace bastante tiempo había visto como hacer unos sprays caseros en el blog de Sugarbelle.

Eureka! Había encontrado un método asequible para probar a hacer el estampado vichy que tanto me gustaba, pero ¿quedaría bien? Ahí vino una cierta incertidumbre, porque tenía que hacer las galletas del reto de primavera de las Glaseadoras y me daba algo de miedo ponerme a experimentar y destrozar unas galletas perfectamente glaseadas, que además tenían fecha de publicación fijada y yo disponía de poco tiempo para rehacerlas si fallaba en el intento. Pero me atreví a probar y como no quedaron nada mal para estar hechas sin un spray "en condiciones" he decidido compartir como las hice.


Antes de hacer el estampado sobre las galletas con los sprays no tenía ni idea de cómo iban a quedar, así que hice muy pocas fotos para hacer un paso a paso decente. Pero es un proceso tan sencillo que pienso que con explicar un poquito será más que suficiente. A continuación, os cuento cómo se hacen.

Materiales necesarios:
  1. Glasa de relleno y delineado de color blanco
  2. Botes de spray vacíos (tantos como colores vayas a usar)
  3. Colorantes en gel o en pasta
  4. Un poquito de vodka
  5. Una plantilla de cartón, cartulina o plástico
Haz unas galletas con tu receta favorita. Puedes usar el cortador que prefieras, cuadrado, redondo, en forma de flor, conejitos de Pascua... lo que se te ocurra!
Delinea y rellena con glasa blanca.
Deja secar tus galletas durante varias horas, preferiblemente de un día para otro.

Prepara una plantilla sobre cartulina, cartón o plástico que sea de mayor tamaño que las galletas que hayas hecho. Traza unas líneas paralelas del grosor que quieras y recorta con un cutter preciso eliminando líneas alternas. En mi plantilla hice líneas de 1 cm de grosor, pero ten en cuenta que mis galletas eran grandotas.


Hazte con unos botes de spray pequeños, de los que venden vacíos para rellenar con un perfume por ejemplo, como los que ves en la siguiente imagen. Puedes comprarlos en cualquier perfumería o tienda de chinos... sabéis que yo soy muy fan! Cada spray me costó 0,75 €

Puedes ver también en la foto los botones de fondant con los que decoré las galletas. Son muy fáciles de hacer con moldes de silicona, pero también puedes cortar flores de fondant, círculos o lo que se te ocurra, marcarlos con estecas y hacer los agujeritos de los botones ayudándote de un palillo por ejemplo.
Una vez que tengas en tu poder los botes de spray, limpia el interior bien y vierte en ellos un poco de vodka. Una pequeña cantidad rinde para mucho, no hace falta ni "un chupito".
Pero tranquilo todo el mundo! no vamos a coger una "cogorza" con estas galletas. Este alcohol se evapora muy rápido y precisamente es por eso que se usa para mezclar con los colorantes. No se puede usar agua por ejemplo porque echaría a perder el glaseado.
Ahora en cada spray, añade una gota del colorante que vayas a usar. Yo utilicé colorantes en gel de Americolor en verde, azul y rosa. Exactamente usé los del set Electric Color Kit.
Cierra los botes y agita con garbo para mezclar bien el color con el vodka.

A continuación, protege la zona donde vayas a rociar con el spray sobre las galletas con papel de cocina por ejemplo. Ya has visto en la foto de la plantilla cómo se pone todo!
Coloca la plantilla en sentido horizontal sobre la galleta.
Rocía con el spray "a discreción" y desde no muy cerca para que caiga el colorante de manera uniforme.
No hace falta que pulverices mucho, con una pasadita es más que suficiente.
Con cuidado levanta la plantilla y deja secar la galleta unos minutos. Este momento de retirar la plantilla era el que yo más temía. Te aseguro que no va a chorrear la plantilla sobre la galleta si la retiras en un solo movimiento. Yo las dejé secar una media hora porque estaba lloviendo y tardó un poco más por la humedad.

Una vez que se ha secado la aplicación anterior, coloca de nuevo la plantilla sobre la galleta, pero esta vez en el sentido contrario con cuidado de que quede perpendicular a las lineas que hiciste antes. Pulveriza y retira de nuevo cuidadosamente la plantilla.
Deja secar bien antes de proceder al resto de la decoración que quieras añadir. En la siguiente imagen puedes ver como quedan las galletas decoradas solo con el estampado Vichy:


Para completar la decoración preparé glasa de delineado verde para hacer los tallos de las flores/botón y las hojitas. También hice los botones con fondant de colores y tracé una línea discontinua con glasa blanca al borde de las galletas simulando un pespunte. Después pinté el pespunte con un pincel finito y el vodka teñido que me sobró en los sprays.


Creo que quedaron unas galletas muy primaverales con un toque patchwork, sencillas de decorar, alegres y resultonas.
Espero que te animes a poner en práctica esta técnica porque además de ser bien fácil y económica, el resultado para mi gusto es precioso. Echale imaginación, porque puedes preparar plantillas con lunares, flores o cualquier cosa que se te ocurra para pulverizar tus galletas y crear estampados sencillos y vistosos en tus galletas, ya sean decoradas con glasa o con fondant.

Galletas de primavera {Nuevo reto de las Glaseadoras}


Coincidiendo con el cambio de estación, el G-6 {las glaseadoras} volvemos con un nuevo reto dedicado a la primavera. Pensar en esta época del año evoca flores, días soleados, temperaturas más suaves y cómo no... alergias varias! Pero disfrutemos del buen tiempo que llega (aunque no sea mi favorito, ya sabéis que yo soy más fan del invierno) y salgamos de pic-nic.


En esta ocasión he decidido decorar mis galletas con un fondo de estampado Vichy y sobre él he añadido botones de fondant que aparentan ser flores. Quería lograr unas galletas alegres, coloridas y con un aire patchwork porque es un estilo que adoro. Para cortar las galletas he usado un precioso cortador de cobre en forma de placa que compré hace tiempo en Coppergifts.


Me apetecía que mis galletas primaverales tuvieran un aspecto parecido a las labores hechas con telas de colores vivos y cierto estilo campestre. Creo que el remate con glasa de delineado aparentando un pespunte alrededor de las galletas le dan el toque final para que conseguir ese acabado.


¿Y los botones? Madre mía cómo me gustan!!!
Desde que se los pedí a Los Reyes aún no los había puesto en ninguna parte. Esta me pareció la ocasión perfecta y me encanta como han quedado! Están hechos con fondant de colores y unos moldes de silicona preciosos que podéis encontrar en Etsy.


En la próxima entrada publicaré un tutorial para explicaros cómo conseguir ese estampado Vichy en las galletas sin necesidad de comprar ni caros sprays de colores, ni un aerógrafo. Afortunadamente se pueden hacer cosas muy chulas sin que nos duela demasiado el bolsillo!


Y finalmente, como siempre que hay reto, aquí tenéis un collage en el que podéis ver reunido el trabajo de todo el G-6. Os invito a visitar sus blogs!

  1. Julia, Postreadicción
  2. Nani, Galletas Artesanas (yo misma)
  3. Patricia, Experimentos con azúcar
  4. Paula, Galletilandia
  5. Rocío, Galletas para celebrar
  6. Zulima, Algo más que una galleta

Azul celeste


Mi horno se está portando fatal de un tiempo a esta parte y estos bebés me han quedado demasiado morenitos... debe ser que me está pidiendo la jubilación a gritos y yo no le doy apenas descanso. No solo lo uso para la repostería, en general es el electrodoméstico que más utilizo porque me encanta cocinar con él.
Estas galletas morenas y todo, creo que aún están decentes para poderlas regalar, pero la cuestión de cambiar el horno tengo que empezar a considerarla seriamente.

Me declaro fan del Vinuesa Style y en cuanto tengo que decorar galletas de bebé no me puedo resistir a hacer alguna galleta que las recuerda, o las imita, o como sea que deba decirlo.
He hecho también el típico bodie, que aunque reconozco que es una de las galletas que más suelen gustar cuando la regalas, a mí personalmente no me enloquece... pero siempre la termino haciendo!
La que me gusta mucho decorar es el famoso Peek-A-Boo de GeminiRJ, es una galleta que me parece chulísima!
(Es ese bebé asomando la carita por debajo de sus piernas, por si no tienes ni idea de lo que te estoy contando)
Me hice una plantilla hace tiempo para hacer esta galleta y esta vez he hecho la cara y las manitas con fondant color piel en lugar de glasa.

He hecho 12 modelos diferentes para completar el regalo:


El faldón de Bautizo y el biberón.


El chupete, la flor con carita, el osito de peluche y el patito de goma... esta vez he adornado estas últimas galletas con lazos de fondant hechos con moldes de silicona. Adoro esos moldes, es que son ideales!


El cochecito, el patuco y el caballito balancín.


En esta foto junto al cochecito, podéis ver cómo son las etiquetas que usaré para poner en las bolsas de celofán. Están hechas con cartulinas de colores y troqueladoras.

Estas galletas son para enviar fuera así que estoy temblando por saber cómo llegan!

Mi primer Ruffle Cake


Esta tarta tan coqueta llena de volantes, es un Ruffle Cake de frambuesa y chocolate blanco.
Hace mucho tiempo que me apetecía probar esta decoración y creo que para ser la primera que hago no me ha quedado demasiado mal.

Unas semanas atrás hice unos cupcakes de frambuesa siguiendo esta receta de Alma Obregón y me sobró un poco del buttercream de frambuesas que preparé. No me gusta tirar nada así que lo congelé... y para esta tarta me ha ido de perlas!



Os dejo a continuación la receta de esta tarta que está buenísima y es muy sencilla de hacer.
La base de mi tarta es un sencillo bizcocho genovés, pero en esta ocasión en lugar de aromatizarlo con vainilla o limón, lo he hecho con la pasta de frambuesa de Home Chef que me encanta. Aporta un sabor buenísimo y colorea de rosa sin necesidad de colorantes añadidos.
Está rellena de mermelada de frambuesa, el buttercream que ya os he dicho que me sobró y ganaché de chocolate blanco.
Tenía que haber hecho más cantidad de ganaché... Yo use 200 gr de choco y otros 200 de nata, en la receta he corregido las cantidades porque hice corto y no me llegó para los volantes de la parte de arriba. Como tenía bolitas de choco y cereales en casa, salí del paso con ellos para terminar de decorar!


Ruffle Cake de frambuesas y chocolate blanco


Para el bizcocho:
  • 3 huevos ecológicos o de corral (suelen ser tamaño M)
  • Una pizca de sal
  • 90 gr de harina de trigo
  • 90 gr de azúcar
  • 1 cucharada de postre de frambuesa en pasta

Encender el horno a 180ºC y engrasar un molde de 15cm. de diámetro.
Comenzamos a batir los huevos con una pizca de sal y cuando empiezan a espumar añadimos el azúcar y el aroma que vayamos a usar, en mi caso la frambuesa en pasta.
Los huevos y el azúcar los he batido con el accesorio de varillas y hay que batir a buena velocidad hasta que los huevos blanqueen y tripliquen su volumen. Si haces con el dedo un 8 en la superficie de la mezcla, se debe quedar marcado.

Después tamizar la harina sobre la preparación anterior y con una espátula vamos mezclando con movimientos envolventes teniendo cuidado de que no baje demasiado el volumen.
Verter la masa en el molde e introducir en el horno. Hornear durante unos 25 min.

Una vez que esté cocido el bizcocho, lo dejamos en el molde unos 5 min. más y lo volcamos sobre una rejilla para que se enfríe. Dejar enfriar al menos 1 hora, antes de proceder a cortar las capas y rellenarlo.

Para el relleno y la cobertura de chocolate blanco:
  • 300 gr de chocolate blanco
  • 300gr de nata para montar
  • 1 cucharada sopera de frambuesa en pasta (opcional)
  • Mermelada de frambuesa (yo usé la de La Vieja Fábrica)

Ponemos la nata en un recipiente y lo llevamos al fuego hasta que la nata empiece a hervir.
En un bol, tendremos troceado el chocolate blanco. Cuando la nata rompa a hervir, vertemos sobre el chocolate. Mezclar hasta que el chocolate se disuelva por completo.
Añadir la frambuesa en pasta si se desea*
Dejar templar y guardar al menos 24 h en el frigorífico. Al día siguiente, montar el ganaché con unas varillas hasta que su consistencia sea como la de un buttercream.

*Como yo tenía la buttercream de frambuesa ya preparada, combiné los dos rellenos. En una capa puse el buttercream y en otra el ganaché de chocolate blanco. En caso de no haberla tenido, hubiera dividido el ganaché en dos partes y una de ellas la hubiera aromatizado con frambuesa para usar en el relleno. Si prefieres usar también el buttercream de frambuesa, AQUÍ tienes la receta. Si te sobra, haz como yo y a congelar!


Montaje de la tarta:

Cortamos el bizcocho en tres partes con un cuchillo afilado o una lira.
Ponemos la base del bizcocho sobre la bandeja en que vayamos a servirlo.
Untar una capa fina de mermelada de frambuesas y sobre ella poner una buena capa de ganaché o buttercream de frambuesas.
Poner la siguiente capa de bizcocho y repetir la operación.
Tapar la tarta con la tercera capa de bizcocho.
Cubrir toda la tarta con una capa fina de ganaché con la ayuda de una espátula.

Finalmente, para hacer la decoración de los volantes, seguir este video tutorial que encontré en youtube


Trucos:

  • Para que el bizcocho suba de manera uniforme y si no contamos con las famosas tiras de horneado Wilton que podéis ver en la foto de abajo, cortar una cinta de toalla que tengáis por casa (de esas que no usamos pero nos da pena tirar) con el ancho del molde que uséis y la longitud suficiente para poder rodearlo. Ponerla bien humedecida alrededor del molde. Yo la sujeto con un imperdible... puede que parezca una simpleza, pero los bizcochos me quedan perfectos desde que uso este económico y útil truco que me dio Vanessa.
Tiras de horneardo Wilton, Imagen Vía Wholekitchen
  • Nada más horneado el bizcocho y antes de que se enfríe lo más mínimo, envolverlo en film transparente y directo con él a la nevera! Esto conserva la humedad de los bizcochos y los vuelve jugosísimos. Este truco es de MegaSilvita.
  • Habitualmente cuando hacemos un bizcocho genovés, la proporción es de 30 gr de harina y azúcar por cada huevo que usemos. Si quieres hacer hacer esta tarta más grande (la mía es de 15 cm) aumenta las cantidades según el tamaño de tu molde siguiendo esta proporción.