Curso con Joana Cazorla


El pasado sábado 18 de Octubre tuve la suerte de asistir en Zaragoza a un curso de galletas decoradas impartido por Joana Cazorla {Hadas y Grumetes}
Disfruté como una niña pequeña decorando sus fantásticas galletas de cacao y canela, sintiendo ese aroma tentador que invitaba a morderlas y con muchas ganas de aprender su fantástica técnica y de ese estilo tan personal que tiene. Conocía las galletas de Joana por su página de Facebook y ya sabía que me iba a encantar el curso, pero cuando vi sus galletas "en directo" sobre la mesa, la forma en que las presenta dentro de las maravillosas cajas de SelfPackaging y sus colores y texturas reales... entonces supe que definitivamente, éste era un curso que iba a enamorarme de principio a fin.

Imágen vía ·The cupcake's home·

Conocerla en persona también es un aliciente para hacer el curso porque es muy simpática, explica todo de maravilla y las horas que dura el taller se pasan volando porque lo hace muy ameno. Salí de allí encantada y no podía dejar de contarlo. Mirad una pequeña selección de las galletas tan bonitas que trajo al curso:



Decoramos unas preciosas galletas navideñas combinando glasa real de "meringue powder", creando volúmenes con diferentes consistencias y también usamos colorantes en polvo. No los había utilizado nunca para colorear glasa y la verdad es que los matices que se consiguen son de lo más interesante, sobre todo sobre los fondos y para sombrear las galletas.


El galletón de la casita me parece que es una joya, por su diseño y las técnicas que se combinan para conseguir el resultado final. Mi idea es enmarcar esta galleta y añadirla a la decoración navideña de mi casa.

El resto de las galletas que aprendimos a hacer en el curso van a ir directas como adornos para el árbol y me temo que decoraré más galletas de este estilo antes de que llegue Navidad porque como ya os he dicho, creo que me he enamorado perdidamente de este estilo.


Quiero agradecer a Yolanda y Rosa que tuvieran la idea de traerla a su tienda The Cupcake's Home, porque no todos los días tenemos la posibilidad de acceder a este tipo de cursos en Zaragoza y es un lujo poder aprender de las mejores sin salir de nuestra ciudad.

Y si tienes la oportunidad de hacer un curso con Joana ni te lo pienses porque ¡vale la pena!

Encuadernación Japonesa


Hace mucho tiempo que descubrí el scrapbooking y la cantidad de aplicaciones que puede tener como complemento para la repostería: cajas, etiquetas, tarjetas de regalo personalizadas, etc.
Las diferentes y preciosas colecciones de papeles de scrapbook ofrecen muchas posibilidades para hacer manualidades y ésta que he descubierto en los últimos tiempos me parece preciosa.
El encuadernado Japonés consiste en forrar con estos bonitos papeles unas tapas de cartón de encuadernar, que posteriormente se encuadernan junto a folios cortados o libretas con la técnica de encuadernación japonesa. Hay diferentes formas para hacer el cosido que encuaderna la libreta, a mí personalmente la que más me gusta es el llamado "Asa-no-ha Toji".


La culpa de que descubriera esto la tiene Elena {The Craftcake Mama} que ha puesto no hace mucho su tienda física justo frente a mi trabajo y el pasado verano organizó un curso de encuadernado Japonés en ella. Yo tenía que trabajar en el momento que se dio el curso y no pude asistir, pero me gustó tanto que no pude resistirme a comprar el material necesario y tratar de hacerlo yo misma.

Gracias a un estupendo vídeo de youtube y practicando algo en casa, pude más o menos obtener resultados aceptables con el cosido básico y me lancé por fin con el "Asa-no-ha Toji".
Puedes ver como se realiza ese cosido en este otro vídeo.


Me encanta comprar libretas de notas pequeñas (en cualquier almacén chino, por ejemplo) y les quito las tapas, corto las nuevas tapas en cartón a la medida adecuada y las forro con papeles de scrapbooking. Estas que ves en las fotos son de la preciosa colección de Lady Desidia.
Para las libretas de notas va genial el set de papeles 15x15, y para adornar las tapas se pueden añadir pegatinas, recortes que quedan en relieve pegados con cinta de doble cara, adornos de madera, etc.


Para hacer libretas más grandes (tamaño medio folio por ejemplo) es necesario comprar papeles de scrapbooking de tamaño 30,5x30,5 cm.
Combinar diferentes colecciones de papel a tu gusto para forrar las tapas y crear tus propios álbumes (para pegar fotos o recopilar tus recetas favoritas, por ejemplo) es un pasatiempo que da preciosos resultados. Ideal para hacer regalos personalizados, únicos y que nadie va a poder encontrar en ninguna tienda.


Si te interesa empezar con el encuadernado Japonés, necesitas los siguientes materiales:
  • Cartón de encuadernar o un trozo de cartón duro para hacer las tapas. Para empezar puedes forrar trozos de cartón de cajas de galletas, cereales, etc.
  • 2 hojas de papel scrapbooking como mínimo. Una para la portada y otra más para la contraportada.
  • Una hoja de papel  scrapbooking más para el interior de las tapas o un trozo de cartulina
  • Folios cortados o 1 libreta de notas
  • Hilo de algodón o Baker Twine para hacer el cosido
  • Aguja de bordar del nº18
  • Cola blanca
  • Adhesivo en barra y cinta de doble cara (opcional) para añadir adornos
  • Adornos de madera, pegatinas, troqueles para adornar (opcional)
  • Un instrumento para hacer los agujeros en las hojas y el cartón de las tapas: un punzón, un berbiquí o mejor hazte con la fantástica Crop-A-Dile si piensas que vas a hacer más de una libreta. ¡Yo la compré y la adoro! Además de perforar en varios tamaños, también coloca ojales.
  • Lápiz, regla, cutter, tijeras y pinzas para sujetar las hojas
Te dejo aquí un estupendo vídeo-tutorial para que veas el encuadernado japonés básico:


Macarons de melocotón con vino


Creo que en casi toda España se conoce el melocotón con vino, un postre típico de la gastronomía aragonesa que nace de la cultura del aprovechamiento. Si en nuestros pueblos había excedente de melocotones, era la deliciosa forma que tenían para no desperdiciar nada.
Ahora a nuestras fruterías ya han llegado los melocotones de Calanda, de carne amarilla y dulce, así que era el momento de probar esta receta que hacía tiempo tenía en mente.


Es casi una receta de denominación de origen.
La preparé como postre para el día del Pilar y está hecha casi al 100% con productos aragoneses:
Melocotón de Calanda, vino de D.O. Somontano y almendras aragonesas.
Unos macarons elaborados con ingredientes naturales de mi tierra, un postre suave y delicioso.
¿Qué más se puede pedir?


Macarons de melocotón con vino

Ingredientes:
Para los macarons de merengue italiano: (rinde para unos 20 macarons)
  • 80 gr de almendra molida
  • 80 gr de azúcar glas (mejor si es icing sugar)
  • 30x30 gr de claras de huevo, a temperatura ambiente
  • 80 gr de azúcar blanquilla
  • 20 gr de agua mineral
  • 2 gotas de colorante naranja + 1 gota de colorante amarillo
Para la crema de melocotón con vino: 
  • 1 ½ cucharadas de vino tinto, mejor afrutado
  • 2 hojas de gelatina neutra
  • 1 melocotón de Calanda, en su defecto 1 melocotón amarillo
  • 1 huevo L
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 1 pizca de canela (opcional)
  • 80 gr de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 1 gotita de colorante Claret de Sugarflair (opcional)

Preparación:
Comenzar preparando la crema con cierta antelación.
Poner en un recipiente una cucharada sopera de vino e hidratar en ella las dos hojas de gelatina durante 6-7 minutos. Mientras se hidrata la gelatina, pelar el melocotón y triturar su carne hasta convertirlo en un puré fino.
Poner el puré de melocotón en un cazo al fuego con el huevo, la cucharada de azúcar y una pizca de canela. Calentar hasta que comience a hervir sin parar de remover para evitar que se pegue.
Cuando comience el hervor, retirar del fuego y añadir la gelatina con el vino. Remover hasta que se disuelva la gelatina por completo. Guardar en un recipiente en el frigorífico y dejar enfriar durante unos 30 minutos.
Sacar de la nevera y añadir entonces la mantequilla ablandada cortada en dados y la media cucharada de vino. Integrar bien la crema y guardar en la nevera hasta el día que hagamos los macarons.

Pesar, triturar juntos y tamizar la almendra molida y el azúcar glas. De no tener un procesador de alimentos para triturar esta mezcla, tamizar más veces hasta conseguir un "tant pour tant" fino y sin grumos.
Mezclar con 30 gr de clara de huevo y el colorante hasta formar una pasta homogénea.
Poner en un cazo el azúcar normal con los 20 gr de agua y calentar sin remover hasta conseguir un almíbar que alcance los 118ºC. Para este paso es imprescindible tener un termómetro de azúcar.
Cuando el almíbar llegue a los 100ºC, comienza a batir los 30 gr de claras restantes con la batidora eléctrica de varillas a baja velocidad hasta que espumen. Sigue batiendo mientras el almíbar termina de alcanzar los 118ºC. En ese momento, retirar el almíbar del fuego y verter en hilo fino sobre las claras sin parar de batir.
Seguir batiendo a velocidad alta hasta que el merengue pierda temperatura y forme picos.
Incorporar el merengue a la pasta de almendra en 3 veces, con movimientos envolventes, hasta alcanzar el punto de cinta.

Poner la mezcla en una manga pastelera con una boquilla redonda lisa de 1 cm de diámetro y escudillar los macarons sobre una bandeja con papel de horno o un tapete de silpat o de teflón.
Dejar secar entre 30 min. y 1 hora. Estos tiempos son aproximados y dependerá de la temperatura y la humedad que haya en ese momento.

Calentar el horno a 150ºC y hornear los macarons durante 10-12 minutos. También este tiempo de horneado es orientativo porque cada horno es un mundo.
Sacar los macarons del horno y dejar enfriar antes de despegarlos de la bandeja.

Poner la crema de melocotón en una manga pastelera y rellenar los macarons.
¡Disfrutar sin recato porque cuentan como una porción de fruta diaria! ;-)


Notas y consejos:
  • El relleno de estos macarons es más húmedo que un ganache de chocolate porque está hecho con fruta natural, así que mi consejo es que los rellenes y los consumas inmediatamente. Si los dejas rellenos en la nevera de un día para otro se ablandarán al igual que ocurre cuando los rellenamos de mermelada o crema de queso.
  • Puedes rellenar estos macarons también con una crema de mantequilla y merengue suizo, aromatizada con pasta de melocotón y un chorrito de vino tinto. Es una alternativa perfecta si te encuentras con esta receta cuando los melocotones estén fuera de temporada.
  • Si no te atreves a hacer la receta de los macarons con el merengue italiano, saldrán igual de ricos con macarons de merengue francés.
  • Con la receta de la crema de melocotón y vino tendrás de sobra para rellenar los 20 macarons que salen aproximadamente. Lo que sobre lo puedes congelar para futuras ocasiones.
  • Si quieres secar los macarons en nada de tiempo, enciende el horno al mínimo y apágalo. Cuando la temperatura dentro de él sea cálida (30º/40º), mete la bandeja y deja los macarons dentro con la puerta entreabierta durante un cuarto de hora. Cuidado con pasarte de tiempo o de temperatura porque pueden secar demasiado y al sacarlos se harían "bollos" en la superficie al contraste con los grados que tengas en tu cocina.