Cuantas galletas!

Si vierais mi cocina os daríais un buen susto!
Por todas partes veo galletas... en bandejas listas para hornear, en el congelador esperando a ser horneadas, 
en la mesa listas para decorar y hasta en mi cabeza.
Bueno, no literalmente... las de mi cabeza andan dando vueltas por mi mente intentando organizarse.
Y es que varias amigas que conocen esta faceta galletera mía, me hicieron unos encargos hace un tiempo.
Las que haceis galletas ya sabeis de lo que os hablo: "Mi niña cumple años pronto ¿me harías unas cuantas galletas para su cumple?" ó "voy a bautizar a mi bebé... ¿qué tal si te encargo unas galletas para mis amigos?"
Y tú encantada de que a la gente le guste lo que haces!

Acepté este verano la petición de tres amigas mías y quedé en hacerles las galletas porque me encanta, porque necesito la menor escusa para ponerme a ello... y porque no tenía ni idea de que los tres "acontecimientos" iban a coincidir en el tiempo y el espacio. La niña de Susana cumple 4 años el jueves, Amelia celebra las Bodas de Oro de sus padres el viernes y Estela bautiza a su niña el domingo pero recojerá sus galletas el día anterior. Horror!

Lo confirmo, la peor de mis pesadillas se ha hecho realidad.
Siempre he hecho galletas a mi aire, sin presión de ningún tipo. Y mi mayor temor era este, que un día se juntara sobre mi mesa la friolera de casi 200 galletas para cortar, hornear y decorar, y poder entregarlas a tiempo en la fecha prevista.

Temores, todos.
Tiempo, escaso.
Dudas, seis millones de ellas.
¿Cómo te organizas? ¿cómo conseguir que todas las galletas sean entregadas a tiempo sin que unas sean más frescas que otras? ¿cuánta masa preparo? ¿cuánta glasa?
Es un sin vivir!

Si alguna de vosotras ha pasado por algo parecido y quiere comentar su experiencia ó incluso darme algún consejo de como lo hizo ella, acepto -mejor necesito- cualquier sugerencia.

Me comprometí, y aquí estoy "dale que te pego" con las galletas de mis amigas a las que garantizo la entrega en el plazo previsto, porque pese a mis lloriqueos esto me gusta.

Prometo publicar los resultados... y ya sabeis, agradeceré en el alma vuestros comentarios.
Un saludo, me voy corriendo a la cocina!

Galletas de verano


Qué calor!!!
Si tienes suerte de estar de vacaciones, en la playita y con un buen refresco en tus manos todavía es soportable... pero si como yo ya estás trabajando y vives en una ciudad rodeada de asfalto y coches por todas partes, lo único que te queda es el aire acondicionado, la piscina (si tienes tiempo de ir) y aguantarte!


Ya sé que encender el horno y ponerte a hacer galletas no es la mejor de las soluciones, pero si tus galletas tienen cierto aire veraniego y refrescante ¿qué me dices? ¿no te las llevarías a una fiesta en la piscina o para celebrar algo con los amigos en una terracita?
En esta ocasión las galletas son Piñas coladas (hechas con el tutorial de Sugarbelle), Margaritas, jarras de cerveza, gajos de lima y limón, bañadores, bikinis, chanclas y cucuruchos de helado.


He hecho estas galletas con una receta diferente esta vez. La receta la encontré en la web Bake at 350, un blog impresinante con cantidad de ideas y tutoriales para las que amamos hacer galletas decoradas.
De esta receta me llamó la atención que la mantequilla se pone fría y no a temperatura ambiente como es habitual. También lleva 2 cucharaditas pequeñas de levadura química (Royal) y como nunca la había empleado en una receta de galletas me decidí a probar. Si quieres ver la receta traducida la tienes aquí.


Esta receta le da a las galletas una textura un tanto "abizcochada", me imagino que será por la levadura que llevan. Cuando las saqué del horno estaban mucho más tiernas de lo que suelen estar con la receta que hago normalmente y eso me hizo temer que se rompiera alguna a la hora de manipularlas, pero no fué así.
Son algo más blanditas a la hora de comerlas, pero para cortarlas y decorarlas la textura es inmejorable.

También he comprado una emulsión de almendra que añadida a la masa con el extracto de vainilla, les da un sabor todavía más rico. Me daba miedo lo que ocurriría con las galletas haciendo tanto calor, pero no se han endurecido para nada y es una gozada decorar tan rápido porque la glasa se seca enseguida... algo de bueno tenía que tener este calor!


Si algo he descubierto decorando estas galletas, es que nunca me ganaría la vida diseñando bikinis... estoy aterrada con este modelo pistacho y rosa. Yo jamás me lo pondría!!!
Hice otro bikini en rojo con topitos blancos y un bañador de caballero a cuadros pequeñitos a los que les cogí manía en cuanto los terminé de decorar y pese a que mi marido insistió en que también los fotografiara, me niego a enseñar eso! jajajaja


Otra nueva adquisición ha sido una boquilla nº 1.5 de PME que compré en Karen's Cookies... maravillosa!
No pienso delinear o hacer detalles con ninguna otra boquilla que no sea esa.

Algunas galletas las he cortado con cortadores que me he hecho en trozos de plástico,... le he cogido gusto a eso. Por ejemplo la chancla, la jarra de cerveza, la copa de Margarita... no tener un cortador ya no será un problema nunca más!



Ya ves en qué he invertido mi puente de Agosto... estas galletas son un regalo para mi cuñado David, lo más parecido a Triki que he visto en mi vida!
Lleva pidiéndome galletas semanas, por no decir meses y yo estaba esperando tener un poco de tiempo libre para hacérselas...
Ok, pues ya las tiene en su poder... les doy de vida a estas galletas 24 horas!

Hello Kitty


No hace muchos días recibí en mi casa el cortador de la adorable gatita Hello Kitty.
Era un cortador que deseaba tener hace mucho tiempo, pero me resultaba imposible encontrarlo en las tiendas online que suelo comprar los cortadores de galletas. Busqué en varios sitios y la mejor oferta la encontré en Ebay.
Una tienda de Hong-Kong subastaba entre otros muchos artículos de la marca Sanrio, este cortador de galletas con stencil incluído.


En cuanto lo ví me encantó por el tamaño (unos 6 cm.) y sobre todo por la plantilla (stencil) que incluía y que me iba a facilitar mucho la decoración. Hice una puja y pasados unos pocos días gané el artículo, lo pagué con Paypal y en menos de 2 semanas ya lo tenía en mi poder, nuevo y en perfecto estado.

No te lo pierdas... por tener el dichoso cortador abrí una cuenta en Ebay y otra en Paypal porque no tenía.
No sé si son demasiadas molestias por un dichoso cortador de galletas, pero soy un poco cabezota cuando quiero algo. Suena mejor decir que soy tenaz... pero yo prefiero cabezota porque soy aragonesa, jajaja

Me daba miedo comprar en Ebay, lo confieso, pero la experiencia ha sido muy positiva. 


Una vez estuvo el cortador en mi poder, me puse rápidamente a hacer mis galletas de Hello Kitty.
He de decir que aunque parezca un personaje facil de plasmar en una galleta, de no ser por la platilla que trae creo que me hubiera vuelto medio loca buscando la correcta ubicación de los ojitos y la nariz. Es frustrante encontrarte con una galleta en blanco sin saber por donde empezar!

También fué de mucha ayuda este práctico tutorial de Sugarbelle (de nuevo, gracias por todo lo que compartes!) donde explica fenomenal como decorar esta galleta. No necesité pinchar las galletas como ella hace porque como digo, este cortador venía con stencil, pero para hacer el lacito por ejemplo me fué muy util.

Este personaje supongo que está sujeto a leyes de Copyright, por lo cual estas galletas solo las podré hacer para consumir en casa con los míos, pues vender algo de este personaje podría acarrear algún problema.

Lo cierto es que ha sido muy divertido decorarlas y el resultado pese a los mil fallos que les encuentro, me parece de lo más "kuki".

Fashion Victim


Siempre me ha fascinado el mundo de la moda...
Mis revistas favoritas nunca han sido Hola!, Lecturas ó Diez Minutos. Desde bien jovencita compraba revistas como Elle ó Vogue y alucinaba mirando los editoriales de moda.
Cuando mi hermana Sandra me pidió estas galletas para hacer un regalo a su amiga Rebeca, los ojos me hicieron chiribitas... las ganas que yo tenía de hacer algo así!


Bolsos, zapatos y cosméticos... galletas para una "Diva"

Lo cierto es que -fiel a mi costumbre- no me puse a cortar la masa sin antes mirar fotos y más fotos de este tipo de galletas. Tenía unas cuantas imágenes guardadas en mi PC pero no contenta con eso, busqué más por internet. Quería escoger bien los colores, el tema, los cortadores que necesitaba, etc.
Para variar, las galletas que me enamoraron por su colorido, las formas y el modo en que están decoradas, fueron estas galletas de SweetSugarbelle. Fucsia, blanco, negro, cebra, leopardo... Madre mía, el famoso animal print en unas galletas!!!
Ahora ya estaba decidida sobre lo que quería hacer.


Creo que lo más importante siempre antes de empezar a cortar y decorar cualquier lote de galletas, es tener muy claro qué vas a hacer y como vas a hacerlo.
Lo mismo soy una friki... pero no suelo ponerme a hacer ni la masa si no tengo la certeza de lo que quiero hacer, así que dibujo el contorno de los cortadores en una libreta y boceto más o menos cómo va a ser cada galleta.
Diseñé como serían los bolsos y zapatos (que es lo que más difícil me parecía) y busqué entre mis cortadores las formas adecuadas para hacer las galletas que quería.


Para cortar estas galletas he necesitado:
  • un cortador de barra de labios
  • un cortador de bolso
  • un set de cortadores rectangulares
  • cortadores redondos
  • un cortador cuadrado con ondas
  • cortador en forma de zapato
Casi todos los cortadores los compré la web Karen's Cookies, la barra de labios o el bolso con asa los tenía pero para el resto de galletas... improvisé.
Por ejemplo, no tenía el cortador de zapato.
Mejor dicho... tengo uno pero es enorme y quería algo más pequeño. Para hacer uno a mi gusto, seguí este fantástico tutorial de SweetSugarBelle donde explica como crear un cortador dibujando la galleta que deseas en un folio y pasando luego tu dibujo a un trozo de plástico duro. En concreto en una tapa de tuper viejecín que tengas en casa...


El cortador del bolso (concretamente el del estampado de leopardo) lo tenía, pero el bolso decorado con el estampado de cebra lo hice con un cortador rectangular y otro redondo cortado luego en dos partes para crear las asas. Una vez en la bandeja, pones los trozos pegaditos y se unen al hornear.
Lo mismo hice con el frasquito de esmalte. Aproveché el recorte sobrante del asa de uno de los bolsos y un cortador rectangular pequeñito para hacer el tape.


Para dibujar el animal print, seguí estos tutoriales de SweetSugarBelle también: leopard print y zebra print.
Guarda entre tus favoritos esos tutoriales, porque son un tesoro!

Sobre los bolsos dibujé el animal print con glasa como ella explica, pero en los zapatos al ser más pequeños preferí decorar con mis "amados" rotuladores comestibles.


He usado para decorar otra vez un montón de colores... mis colorantes son siempre Americolor y aunque dispongo de 10 tonos básicos, la mayor parte de los colores que estoy usando últimamente los consigo mezclando.
¿Dónde creeis que he aprendido a hacer esto? Exacto! en la web de SweetSugarBelle, como no...

Por ejemplo, el tono marfil lo conseguí poniendo en la glasa una gotita de Brown Chocolate, otra de Lemon Yellow y un poco de colorante blanco. Una vez conseguido el color marfil que quería, puse una parte en su biberón y al resto le añadí más Brown Chocolate hasta obtener el color tostadito que es la base del estampado de leopardo. Si te atreves a mezclar colores, no hace falta que compres 2 millones de botellitas de tonos diferentes...


También he usado  para decorar azúcar de colores negro, blanco y fucsia y luster dust dorado.
Si nunca has usado el luster dust es un polvito muy fino que puedes usar tanto en seco para dar un ligero brillo, como mezclado con alcohol (en mi caso vodka), así húmedo se aplica con pincel en las zonas que quieras dorar una vez seca la glasa. No te digo que lo use mucho, pero en algunas galletas me encanta!


Siempre embolso las galletas en bolsitas individuales de celofán y las cierro con un lazo, pero como este lote era tan fashion, decidí cambiar el lazo por unas solapas ó etiquetas ó lo que sean...

Abrí mi Photoshop y busqué pinceles de piel de animales. Diseñé las etiquetas-solapas a la medida de las bolsas, las imprimí en cartulina blanca tamaño A4 y una vez recortadas las puse en cada bolsita cerrándola.


A veces me pasa que recién terminado un lote de galletas, me quedo mirándolas revisando que esté todo bien y deseando entregarlas a su dueño ó dueña... pero esta vez no! jajaja. Estas galletas me gustaría quedármelas a mí, guardarlas embolsaditas y de vez en cuando sacarlas a echarles un vistazo. Al menos un zapato ó un bolsito de cada modelo...


¿Seré a lo mejor una Fashion Victim?